Amsterdam

Hace algunas semanas acabo de regresar de Amsterdam. No es la primera vez que estoy en esa ciudad y creo que desde la primera vez que estuve en ella me enamoré del ambiente y supe que era un buen lugar para regresar.

Llegamos a Amsterdam  usando la ruta México – Munich – Amsterdam por Lufthansa.  Sobra decir que el servicio de Lufthansa es magnífico desde la compra, selección de alimentos, documentación y servicio a bordo.  El abordaje se realizó en tiempo y forma, la salida se retrasó algunos minutos. El avión en cuestión fue un Airbus A340-600, muy cómodo, con los servicios de wc en la cubierta inferior (para quienes no conocían ese avión, se les perdían los sanitarios y la angustia se reflejaba en el rostro).  El primer servicio es a los pocos minutos del despegue y consiste en unos pretzels, más tarde la comida con nuestra selección “veggie” y antes del aterrizaje en Munich el desayuno. Durante todo el vuelo hay botanas y bebidas disponibles en autoservicio. El vuelo duro 11:30 hrs aproximadamente.

Teníamos poco tiempo para la conexión hacia Amsterdam, pero el personal de Lufthansa está a lo largo de la “ruta” informándote de la puerta. Llegamos apenas unos 15 minutos antes del abordaje. Ahora el avión en cuestión fue un E-190, despegando al amanecer.

Siempre es emocionante llegar a un lugar que te trae buenos recuerdos. Sin duda debió estar todo muy cambiado, pero lo vi como si todo se hubiera quedado en su lugar.  Aprovechando que ya estaba en Schiphol, fuimos a “spottear” unos minutos. Imposible no comparar con nuestro país las facilidades que en el primer mundo te dan para hacer fotografía, en un aeropuerto que verdaderamente tiene tráfico de todo el mundo, ni siquiera comparable con la actividad del AICM.

Boeing 787 Dreamliner KLM en Schiphol

Además en la terraza de Schiphol hay un Fokker 100, que en su interior tiene información de la historia del aeropuerto y de KLM, la aerolínea de bandera de los Países Bajos. Se puede visitar de manera libre y gratuita.

Fokker 100 en la terraza panorámica de Schiphol

 

Para trasladarse a la ciudad basta tomar el tren. Para quien no quiere lidiar con las maquinas que expenden los boletos hay una taquilla (además, por si no tienes monedas, ya que no aceptan billetes las máquinas). En 20 minutos máximo se está en la Estación Central, la cual está en pleno centro de Amsterdam.

Qué hay en Amsterdam.

Hay muchísimas cosas que ver. Puedes simplemente caminar por las calles, por los parques, ver la arquitectura tan característica, visitar museos, navegar o caminar junto a los canales o visitar el afamado barrio rojo.

Red light District

El Red Light District  de Amsterdam es el principal barrio rojo (que no el único) donde hay una confluencia de sexshops, coffee shops, museos, arquitectura, restaurantes, tiendas de souvenirs y por supuesto las famosas vitrinas  donde se ofrecen servicios sexuales. El ambiente es bohemio y alegre. Muchas de las personas que lo visitan son turistas, algunos con alegría, otros con morbo y otros pocos con cierta repulsión o miedo. Sin embargo el ambiente no es ni lejanamente parecido a lo que sería una zona roja en México. Si quieres caminar por la tarde, es una buena opción. Para los más intrépidos hay unos callejones como Trompettersteeg, donde la primera vez que pasen seguramente lo harán rápido y con cierta inseguridad. Los mejores días son los fines de semana y otros días por las tardes. El lunes en la mañana es zona muerta…

Amsterdam al atardecer

Para pasar una mañana o tarde tranquila en Amsterdam, puedes visitar un parque. Algunos de los principales en la zona céntrica son Vondelpark, Westerpark y Oosterpark.

Westerpark

Vondelpark

En todos puedes ir a caminar, sentarte, tirarte en el pasto, observar aves, así como trotar y ejercitarte. Por supuesto son muy fotografiables.

Una zona imperdible es Museumplein, donde se encuentra el Museo de Van Gogh, Rijksmuseum, y otros más.

Museumplein

Además del clásico letrero de I Amsterdam, donde no puede faltar una fotografía. (Este letrero al menos está desde hace 9 años, ahora ya pululan por todos lados del mundo, algunos tamaño liliput)

IAmsterdam

 

Por supuesto los canales de Amsterdam constituyen uno de los principales atractivos. Existen varios proveedores de servicios de botes, pero no hace falta navegarlos para disfrutarlos (y fotografiarlos)

Canales con el Rijksmuseum al fondo

Canales de Amsterdam

Amsterdam y sus canales
Un lugar excelente para hacer fotografía es Oosterdok. Ya sea que te gusten los barcos, la fotografía con agua, y edificios con arquitectura moderna holandesa.

Oosterdok

 

El medio de transporte por excelencia en Amsterdam es la bicicleta. Todos dominan su uso y van veloces y precisos por las avenidas. Algunos con su perro o gato en las canastillas, flores o su portafolio de trabajo.  No importa si llueve, neva, hace frío o calor. Es el medio de transporte.

El medio de transporte de Amsterdam

 

Comida

Amsterdam es una ciudad completamente amigable con el veganismo, pues pese a que existen  lugares especialmente dedicados  a ofrecer alimentos sin productos de origen animal, prácticamente en cualquier restaurante (incluidos los de comida rápida) se pueden encontrar opciones veggies.

Sobre otros tipos  de comida se puede encontrar casi de todo. Incluida comida pseudo mexicana y autentica comida mexicana, como en Los Pilones.

Eso lo que respecta a los restaurantes, por otro lado hay mercaditos con productos frescos del campo, y nunca falta un Albert Heijn cerca. Me llamó la atención que hay algunos donde son completos autoservicios -incluida la caja- que es autoservicio también (Una muestra de una cultura completamente distinta, ¿qué pasaría si en México uno mismo se cobrara? Se los dejo a su pensamiento…)

Volviendo a los restaurantes, hay de todos los presupuestos y categorías. El viajero siempre encontrará donde comer.

Gatos

Los gatos son parte de la ciudad de Amsterdam, pero verás muy pocos en las calles (caminando por las noches, a lo mucho vimos 3 o 4). Casi toda casa, oficina, departamento, tienda, restaurante o café que se respete tiene su gato. La gente está habituada a ello, tan habituada que en el café de Krom un gato duerme en la barra a menos de 30cm de los parroquianos.

Portadas de gatos en LP`s

En general los holandeses cuidan, respetan y protegen a los animales. Sin embargo aún son necesarias organizaciones como De Poezenboot. Es un bote anclado en la calle de Singel (Singel 38-G) donde  albergan, cuidan, protegen y dan en adopción gatitos que por alguna razón terminaron en la calle. Pueden visitarlo diario de 1 a 3pm excepto miércoles y domingo. Lleven donativo o compren algún producto para ayudar a la organización si es que lo visitan.

Samus en De Poezenboot

 

Si te gustan los gatos, Amsterdam es para ti. Nosotros regresamos con amigos gatunos como Samus (en la foto), otros gatos de poezenboot y Joop, un lindo gato que vive en Cocomama y por su gordura, ahora tiene que comer ejotes y apenas una ración de alimento.

Haciendo fotografía en Amsterdam.

Holanda es un lugar amigable con la fotografía. No vas a tener problemas y si muchas fotos bonitas.  Quizá algunas de las restricciones es que no puedes hacer fotografías en las vitrinas del barrio rojo, así como dentro de los museos.

Mi recomendación es que lleves un angular, un telefoto y un estándar, además de un trípode. Es el equipo básico para hacer fotografía en Holanda. Cerca de los canales ten cuidado con las bicicletas, pasan a gran velocidad, aunque en general los holandeses aprecian a quienes hacen foto. Si te tiran no fue a propósito…

Por supuesto las mejores horas son el amanecer y el atardecer. Los amaneceres son muy bellos, no dejes que el jetlag te deje sin hermosos colores que ver (y fotografiar)

Amanecer en Amsterdam
También hay lugares muy cercanos donde se pueden hacer buenos tiros. Un lugar recomendable es Volendam, un pueblito muy pintoresco. No tomen un tour, de la estación central salen autobuses y pueden estar todo el tiempo que quieran en el lugar  el pasaje cuesta solo 10€). Coman ahí. Los souvenirs también están a buen precio.

Anny y yo en Volendam

 

Regreso a México.

Nuevamente hicimos el vuelo por Lufthansa. Mientras esperábamos el vuelo pude hacer también algunas fotografías desde las salas de espera, sin ninguna restricción.

Boeing 737 KLM

 

El primer tramo fue Amsterdam – Frankfurt, ahora en un A320 con el livery de Star Alliance.  Al aterrizar en Frankfurt vi a muchos spotters fotografiando el avión (otro lugar amigable con los spotters) y los saludamos (como spotter siempre es padre que haya un saludo desde dentro del avión).  Al llegar no bajamos en una sala, sino en una posición remota, frente a los A380 de Lufthansa, hermosos.

De ahí a peregrinar de nuevo, ahora para buscar la sala para el vuelo a la ciudad de México.  En esta ocasión el avión fue un Boeing 747-8 (D-ABYP, que además es el número 1500 en ser construido), con un tiempo de vuelo de aproximadamente 11:40hrs.

Para la hora de la comida la selección veggie de turista se había terminado, pero el servicio de Lufthansa es tal, que nos dieron la selección veggie de Premium Economy.  También en los vuelos de corta distancia hay disponibles opciones veggie.

Vuelo FRA-MEX Boeing 747-8

Siempre que se vuela lejos, hay una hermosa sensación cuando ves la costa de tu país, más cuando ves tu ciudad de nuevo. Esa magia desaparece cuando aterrizas y vuelves a los malos tratos de personal, policías y guardias de seguridad del AICM, pero esa es otra historia.

Hasta la próxima!

Fotografías en este álbum de Flickr.

Erik Murillo
www.erikmurillo.com.mx
FB: @ErikMurillo.foto
Instagram y twitter: @ErikMurillo

Publicado por

erikmurillo

Fotógrafo mexicano, trabajando en el área de fotografía comercial, books para modelos, moda, fotografía de producto, fotografía corporativa y fotografía aérea, entre otras ramas. Amante de la ciencia y de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *